Inicio de la web del Complejo Hospitalario Universitario de Albacete

Saltar a contenidos
Galería del Cooperante

Barra de navegación

Esta usted en:
Compartir en FacebookCompartir en Twitter
Aumentar tamao del texto..
Tamao normal del texto..
Disminuir tamao del texto..
Escuche el contenido de esta pgina. Se abrir una nueva ventana..
Evolución de la Cooperación para el Desarrollo

Contenido

La Cooperación para el Desarrollo surgió tras la Segunda Guerra Mundial como resultado de los grandes cambios políticos y sociales que se estaban produciendo en todo el mundo. Inicialmente estuvo muy influenciada por las concepciones teóricas que economistas y otros analistas sociales utilizaban al explicar las vías para poder avanzar en el camino del desarrollo.



Los comienzos de la cooperación

 

En los 50 había una confianza casi absoluta en que el crecimiento económico llevaría a los países más pobres a conseguir un pleno desarrollo. Los países del Norte eran considerados como salvadores de los del Sur: tenían los medios y el saber para conseguir que estos países “subdesarrollados” salieran de su estado.

 

Distintas instituciones surgieron para asumir, entre otras cosas, el impulso y la regulación de la Cooperación al Desarrollo. Un ejemplo son el Banco Mundial, las Naciones Unidas, o las primeras Agencias de Desarrollo.

 

A partir de los 70, a raíz de los cambios económicos que afectaron a las relaciones Norte - Sur, se produjo un debate sobre la importancia tanto del crecimiento económico en el desarrollo como en la modificación de la realidad de los países empobrecidos, y sobre la necesidad de hacer balance acerca de la eficacia de la cooperación hasta el momento.

 

En 1969, por encargo del Banco Mundial, el economista Lester Pearson, dirigió un informe sobre los 20 años de Cooperación transcurridos “El Desarrollo, Empresa Común”, que ofrecía una visión bastante negativa de las políticas de cooperación seguidas y proponía diferentes alternativas para hacer de la Ayuda Oficial al Desarrollo un instrumento realmente eficaz.

 

Una nueva corriente

 

Se abrió entonces un debate que poco a poco se fue centrando en los problemas de la “redistribución de la riqueza” poniéndose de manifiesto que el crecimiento económico no era condición suficiente para erradicar la pobreza.

 

Naciendo así una nueva corriente de desarrollo: “el enfoque de las necesidades básicas”, sustentado en la idea de que la satisfacción de dichas necesidades constituye una inversión en el capital humano, que potencia el rendimiento productivo y favorece a medio plazo el crecimiento económico y el desarrollo.



Hacia un nuevo concepto

 

A lo largo de las décadas 70 y 80 se sucedieron acontecimientos que llevaron a un nuevo replanteamiento del concepto de desarrollo y cooperación. Entre ellos, la gran crisis económica iniciada en los 70; el paulatino endeudamiento de América Latina y África que generó la crisis de la deuda externa de 1982, y el final de la confrontación Este-Oeste, con la caída del telón de acero y el fin de la guerra fría, que incrementarían los problemas en las relaciones Norte-Sur.

 

Todo este escenario reabrió el debate sobre los problemas del desarrollo y la cooperación internacional, ligado en ese momento a los procesos de la globalización. Se propone vincular el desarrollo con el logro de un correcto ajuste macroeconómico, y se critica el papel de las políticas de desarrollo seguidas anteriormente.

 

Desarrollo humano y sostenible

 

A partir de los años 90 se celebraron importantes Cumbres Internacionales para tratar los temas relacionados con la pobreza. Surgieron en ese momento dos conceptos de suma importancia: Desarrollo Humano y Desarrollo Sostenible. “Desarrollo Humano”, entendido como proceso de ampliación de las oportunidades de las personas, que dependen fundamentalmente de las capacidades y libertades de las que puedan disponer y del papel que dichas personas tengan como protagonistas del desarrollo.

 

Se creó un Índice de Desarrollo Humano para medir, no solo el crecimiento económico sino también el desarrollo en salud y educación de los paises. El “Desarrollo Sostenible” se definió como un conjunto de acciones que ponen el acento en el establecimiento de un marco global de redistribución de los recursos de desarrollo de manera sostenible, pensando en futuras generaciones.

 

Meta: los objetivos del milenio

 

Con esta experiencia acumulada, en el año 2000 tuvo lugar la Cumbre del Milenio, en la que 190 Jefes de Estado elaboraron la Declaración del Milenio , donde se establecieron ocho Objetivos del Milenio con el fin de lograr, no solo el progreso de la humanidad, sino la supervivencia inmediata de gran parte de la misma, teniendo en cuenta diversos factores necesarios: erradicar la pobreza extrema y el hambre, lograr la enseñanza primaria universal, promover la igualdad de género y la autonomía de la mujer, reducir la mortalidad infantil, mejorar la salud materna, combatir el VIH, Sida, Paludismo y otras enfermedades, garantizar la sostenibilidad del medio ambiente y crear un pacto global para el desarrollo.

 

En resumen, desde la década de los 40 hasta nuestros días la Cooperación para el Desarrollo ha dejado de ser mostrada como una iniciativa caritativo-asistencial que difundía imágenes y lemas catastrofistas y compasivos, para entenderse hoy en día como un instrumento de justicia social, que defiende el pleno ejercicio de los Derechos Humanos. Y es en este enfoque, basado en la defensa de estos Derechos Humanos, en el que multitud de ONGs están trabajando actualmente, con unos equipos humanos que tanto en terreno como en sus países de origen defienden la idea de que un mundo más justo y solidario es posible.

 

 

 

Pie de página

Complejo Hospitalario Universitario de Albacete. Webmaster. Todos los derechos reservados. Nota Legal.


HTML 4.01 Transitional válido - CSS Válido - Icono de conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el 	Contenido Web 1.0 del W3C-WAI - Validado por TAW